Elimina Los Lipomas, Bolas de Grasa y Quistes de la Piel, NO IMPORTA donde Esten, Solo con este Remedio Casero Te vas A Curar

¿Qué es un Lipoma?
Es una formación adiposa que se desarrolla de manera subcutánea, aunque no profunda en diferentes zonas del cuerpo. Puede decirse que se trata de un tumor, en este caso, benigno, sin riesgo de cáncer.

Los lipomas se caracterizan por su forma redondeada y su apariencia de bulto. Su textura es gomosa y blanda y suelen moverse al contacto. Normalmente de se trata de una bola de grasa indolora que puede llegar a medir entre uno y seis centímetros.

Aunque pueden aparecerse en la infancia, los lipomas son más usuales en los adultos, sin importar la edad, aunque se observa un incremento en la población de 40 a 60 años.

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL

 

Al observarse con un microscopio puede verse que un lipoma se constituye de adipocitos maduros, que en la mayoría de los casos están encapsulados. Raramente, la capsula no existe, siendo entonces un lipoma no encapsulado que podría generar un poco de más dificultad a la hora de tratar.

Aunque en la mayor parte de los casos este no representa un peligro para la salud, en ocasiones su aparición puede estar asociada a otro tipo de enfermedades, por lo que es importante presentarse ante el médico en caso de tener uno y así poder descartar otros problemas.

Los lipomas no causan dolor pero suelen ser incómodos y antiestéticos, a pesar de que la piel de la superficie permanece sin ningún cambio.

Tipos de lipomas
lipoma en el brazo
Un lipoma puede generarse en cualquier parte del cuerpo, aunque a menudo se ubican en la espalda, el pecho, las axilas, los brazos, el cuero cabelludo, la frente o el rostro. Cuando se trata de un lipoma aislado se conoce como LIPOMA SIMPLE.

Puede suceder que se desarrollen diversos lipomas en una zona determinada o en diferentes zonas del cuerpo, provocando una LIPOMATOSIS.

La LIPOMATOSIS es una anomalía del tejido graso que conforma tumores adiposos a veces subcutáneamente aunque de manea superficial, y a veces, de manera más profunda afectando tejidos nerviosos o musculares. Existen diversos tipos asociados a la zona del cuerpo en que se encuentran, de esta manera existen: La lipomatosis infiltrante del rostro congénita, lipomatosis neural, lipomatosis pélvica, lipomatosis dolorosa, lipomatosis encefalocutánea, entre otros.
La ADIPOSIS DOLOROSA se deriva de la lipomatosis pero en este caso resulta dolorosa, puede producir también la hinchazón de la zona y fatiga crónica. La adiposis dolorosa se presenta con frecuencia en el género femenino posmenopáusico y con sobrepeso.
La LIPOMATOSIS SIMETRICA MÚLTIPLE, es otra tipo de lipomatosis que usualmente ataca a hombres de edad mediana que presentan un consumo de alcohol prolongado y riesgoso. En este caso la proliferación de lipomas no encapsulados puede ubicarse con preferencia clara en las extremidades, sobre todo en la parte superior, así como en la zona supraclavicular, extendiéndose a la nuca o el cuello.
También a parte de sus tipos, podemos encontrarnos que estos sean superficiales (cutáneos) o profundos.

Causas
Las razones por las cuales un lipoma se produce son desconocidas. No obstante, es posible que provengan de factores genéticos o hereditarios. Así mismo en algunos casos puede estar asociado al acné.

Aunque no están confirmadas sus causas hay algunos factores que son considerados como de riesgo:
Tener sobrepeso.
Antecedentes familiares (genético).
Sufrir golpes fuertes o lesiones de consideración.
Un desmedido consumo de alcohol.
Algunas condiciones médicas podrían propiciar su aparición, como por ejemplo, tener niveles altos de glucosa en sangre o enfermedades de hígado.
Síntomas
Sus síntomas pueden pasar desapercibidos, dado que en pocas veces llegan a causar dolor o molestias a la persona afectada.

En la mayoría de casos, éste se descubre cuando su nódulo es palpable y aparece como un bulto redondeado y suave el cual se mueve por debajo de la piel.

Diagnóstico
Confirmar la presencia de un lipoma por lo general no requiere de exámenes especiales, basta con que el médico generalista o un dermatólogo examinen la zona.

Solamente con el tacto y la vista (examen físico), un médico puede determinar si se trata de un lipoma. También el especialista puede llegar a hacer diferentes pruebas como una biopsia o ecografía.

Es muy extraño que un profesional de la salud confunda un lipoma como con un liposarcoma (tumor maligno), ya que la palpación resulta efectiva como método de diagnostico.

En todo caso, conviene que una vez este sea extraído se realice una biopsia para establecer con certeza el carácter benigno del tumor, lo que como hemos dicho, ocurre en la mayoría de los casos.

Tratamiento
lipoma gráfico en la piel
Una persona puede vivir con un lipoma sin que esto le produzca ningún problema, siempre y cuando este no crezca, sea indoloro y en una zona del cuerpo no muy visible. Por el contrario ello puede generar una incomodidad estética, o podría devenir doloroso por lo que es conveniente tratarlo.

Existen tres métodos que se utilizan usualmente para tratar un lipoma:

Ampollas de corticoide: Se inyecta en el lipoma un corticoide que lo obligue a disminuir de tamaño. Algunas veces puede funcionar pero en otros casos este se resiste a su reducción por lo que se hace necesario extirparlo.
A través de una liposucción: Se realiza una pequeña incisión por la cual se introduce una cánula que aspira el tejido adiposo que conforma el lipoma.
Cirugía: Se extrae a través de un corto procedimiento quirúrgico. Con anestesia local y de carácter ambulatorio este método resulta el más utilizado. Es una operación sencilla, habitualmente suele durar entre 30 y 60 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *