LA MEDICINA MILAGROSA: Esta cura contra la congestión nasal te dejará como nuevo en 24 horas

Si estás buscando una cura contra la congestión nasal que sea definitiva y segura, aquí te traemos la respuesta. A base de ingredientes completamente naturales conseguirás una medicina muy poderosa y económica. Con ella aliviarás síntomas de gripe, tos, asma, bronquitis y hasta la sinusitis. Sólo necesitarás algunos ingredientes y un poco de tu tiempo.

Congestión nasal crónica

Pocas cosas son tan molestas como la congestión nasal. Si a esto le sumamos su condición crónica, puede tratarse de una verdadera tortura. Tener los orificios de la nariz tapados nos obliga a respirar por la boca, lo que conlleva otros problemas como dolores de garganta. Además, de esa manera, somos más propensos a las infecciones que ingresan por la cavidad bucal.

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL

 

Las personas que padecen de congestión crónica aprenden a convivir con la condición, sin embargo, no es lo ideal. Existen diversas causas por las cuales se puede padecer de esta afección. Una de las más comunes es la inflamación de los tejidos nasales, mientras que la otra es la hipertrofia de los cornetes.

Inflamación de los tejidos nasales

Cuando existe una inflamación exagerada de las membranas que recubren el interior de la nariz, la mucosidad no puede ser drenada de manera correcta. Se considera una congestión crónica cuando la inflamación de los vasos sanguíneos dura más de 3 meses (y pueden llegar a ser años).

Los síntomas característicos son el goteo nasal (mucosidad muy acuosa) o secreción verde- amarillenta. El paciente también puede padecer mal aliento debido a alguna infección o por respirar con la boca abierta.

Una de las principales causas de la inflamación de las membranas (causada a su vez por inflamación de los vasos sanguíneos) suelen ser las alergias. Los cambios climáticos, el moho, polen, ácaros, polvo… podrían ser desencadenantes. Además, existen otras enfermedades que la pueden provocar:

Infecciones: Las infecciones atacan tanto las membranas como los senos paranasales.

Desviación del tabique: El tabique está ubicado en el centro, dividiendo la nariz en dos (fosas). La parte suprior es cartilaginosa y puede sufrir algún tipo de desviación o deformación. Así, existe una obstrucción que impide una respiración correcta.

Fiebre del Heno: La fiebre del heno es un tipo de alergia a los árboles, pasto y hasta las hierbas silvestres.
Reacción adversa a ciertos medicamentos.

Embarazo: El aumento del flujo sanguíneo durante el embarazo provoca una expansión de los vasos sanguíneos. Estos, a su vez, afectan las membranas nasales.
Cornetes hipertróficos

Esta es la segunda causa más común a la congestión crónica. La cura contra la congestión nasal que aquí te mostreremos, no puede tratar este padecimiento.

Los cornetes son estructuras internas, ubicadas a lo largo de las fosas nasales. Poseen una rica irrigación sanguínea, lo que los convierte en un área muy sensible a los cambios. En algunas personas pueden verse a simple vista, en forma de bolas o protuberancias. Incluso muchos los confunden con tumores, cuando presentan un gran tamaño. La función principal de los cornetes es la de filtrado del aire, para que no ingresen residuos. Al mismo tiempo, templan el aire frío y lo humedecen.

Se los considera “cornetes hipertróficos” cuando se expanden en demasía. Este agrandamiento permanente provoca una congestión crónica y dificulta el ingreso del aire. Los pacientes que presentan una hipertrofia moderada pueden sentir las molestias sólo al recostar el cuerpo.

Cura contra la congestión nasal

Ahora que conoces las posibles causas de la congestión nasal crónica, puedes buscar ayuda de un profesional. También existen padecimientos agudos (no crónicos) que pueden causar problemas respiratorios. La gripe, un resfriado común, infecciones de la garganta, entro otras, son enfermedades que todos alguna vez en nuestras vidas padecimos.

La cura contra la congestión nasal que veremos a continuación aprovecha las diferentes propiedades medicinales de los ingredientes. Además, por tratarse de una receta natural, resulta sumamente económica y eficaz. En menos de 24 horas sentirás que tus fosas se liberan. A lo largo de una semana, experimentarás un alivio completo ya que tu sistema inmunológico se verá fortalecido.

¿Cómo elaborar la cura contra la congestión nasal?

La siguiente receta es rica en vitaminas A, B, C y E. Aporta minerales esenciales como magnesio, fósforo y silicio que ayudan al accionar de las defensas del cuerpo. Para elaborarla, necesitarás:

1 cebolla morada, de tamaño mediano.
2 tazas de agua pura.
1 limón.
2 cucharadas de miel pura.

Para un mejor resultado, te recomendamos utilizar ingredientes orgánicos. Recuerda que muchas de las hortalizas que consumimos a diario contienen numerosos agroquímicos. Sustancias nocivas que nos perjudican y que, principalmente, afectan nuestro sistema inmune volviéndonos más propensos a las enfermedades.

Elaboración:

Corta la cebolla en rodajas de 1.5 cm aproximadamente.
Coloca el agua en una cacerola y lleva a fuego fuerte. Cuando rompa en hervor, aja el fuego y agrega la cebolla.
Tapa el recipiente y deja cocinar por 20 minutos.
Retira el preparado del fuego y deja reposar hasta que temple, es decir hasta que tenga temperatura ambiente.
Finalmente, filtra el líquido y mezcla con la miel. Revuelve bien hasta que quede una bebida homogénea.
Conserva en un recipiente de vidrio con tapa, preferentemente hermética.

Esta cura para la congestión dura hasta 2 días en el refrigerador. Pasado este tiempo, es necesario que realices otro preparado.

Consumo:

Puedes beber esta medicina como un té o frío.

Té: Si decides beber como infusión, calienta una taza del preparado. Cuando ya esté listo (y no antes) exprime 1/2 limón y mezcla bien. Bebe de inmediato. De esta forma evitas que el limón se oxide y pierda todas sus propiedades. Para acabar con los síntomas del resfrío o la gripe, bebe dos tazas a diario, por 5 días como máximo.
Preparado frío: Esta cura contra la congestión puede beberse como jarabe. Mezcla una cucharadita de zumo de limón con una cucharada del preparado de cebolla y miel. Bebe de inmediato. Repite unas 6 veces al día, durante 5 días, para acabar con los síntomas del resfrío.
Recuerda que si los síntomas empeoran debes buscar atención médica. Esta receta sólo busca aliviar los síntomas pasajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *